Vino de Aguja / Frizzante


Vino frizzante: Alegría y dulzura. Características y recomendaciones

Se le llama aguja a una leve gasificación del vino que se presenta en forma de finas burbujas, pero sin llegar a producir espuma. Los vinos frizzantes pueden ser blancos, rosados o tintos (aunque estos últimos son menos frecuentes) y tienen menor graduación alcohólica que otros vinos. Además, el vino frizzante siempre será un vino joven.

Los vinos de aguja se caracterizan por su sabor frutal (en ocasiones se les agrega jugo de frutas), con notas tropicales y exóticas. La sensación que el gas genera en la boca es de un leve cosquilleo muy agradable.

Las fragancias florales predominan en el vino frizzante, aunque también puede transmitir matices cítricos y especiados, que contrastan de manera perfecta con el dulzor y las burbujas al beberlo.

Recomendaciones para elegir un vino frizzante

El vino de aguja trae consigo una interesante propuesta: un vino que parece un refresco. Con su dulzor frutal, suavidad en el aroma y ligereza en el paladar, invita a ser disfrutado por todo tipo de consumidores: tanto los conocedores del vino como los principiantes pueden deleitarse con un buen vino frizzante.

Los frizzantes deben servirse bien fríos (5°C) y acompañan de manera excelente a las entradas y aperitivos. Ensaladas, platos fríos, frutas, tapas, frutos secos, postres, arroces, todos van de la mano con un dulce vino de aguja.

¿Te imaginas una calurosa tarde de verano en la piscina, bebiendo un refrescante vino frizzante con tus amigas?

 Vino
Categorías
Tipo
Dulzura
Estilo
Envejecimiento
Región
Denominación de orígen
Vinificación
Certificados
Productor
Marca
Añada
Formato
Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.